Es bien sabido que uno de las resistencias que se enfrentan las personas que desean cambiar de alimentación son estos dos tipos de alimentos de origen animal, por un lado las carnes:

Evidencias señalan que los seres humanos en la actualidad están “enganchados” al sabor de la sangre, o mejor dicho al grupo hemo que es la que le confiere un sabor característico a este tipo de productos. Pues en el veganismo no nos quedamos cortos a este nivel, es decir, existen opciones (de comida elaborada industrial) en donde puedes encontrar las típicas hamburguesas y a día de hoy el sabor es casi parecido al de las típicas hamburguesas de toda la vida, de hecho, varias cadenas de este tipo han lanzado en sus menús opciones veganas para satisfacer la demanda creciente de personas que están en estos procesos de cambio de alimentación. Esto no quiere decir, que desde mi punto de vista recomiendo el uso continuo de este tipo de alimentos, por que como he dicho y puesto en paréntesis antes, son comidas industriales y procesadas que no dejan de ser eso, productos manipulados y procesados, pero para hacer más llevadero este tránsito de un sitio a otro pues nos valdría, sobre todo para aquellas personas que así lo necesiten.

Por el contrario desde mi punto de vista saludable, es mejor obtener las proteínas de fuentes vegetales frescas o directamente de su origen como lo pueden ser las legumbres o algunos granos de cereales o pseudocereales. Hablamos de las lentejas, la soja, los fríjoles, las alubias, las habas, los garbanzos, el azuki, y no nos podemos olvidar de este preciado guisante, con una calidad de proteína excelente, tanto que la están preparando en polvo como suplementos deportivos para aumentar la ingesta de proteínas en estos grupos de personas.

Además, podremos encontrar los muy ya conocidos tofú (proteína de la soja) y el seitán (proteína del trigo), este ultimo menos recomendado para personas con intolerancia al gluten o que tengan quizás problemas digestivos e incluso problemas de mala absorción, impermeabilidad intestinal o permeabilidad intestinal, etc.

El tofu, uno de sus productos estrella es el fermentado con todo el beneficio que ello conlleva. También se encentran en el supermercado la soja texturizada, ideal para preparar salsa a la boloñesa con una pasta integral de espelta con quínoa, por ejemplo. No dejemos atrás la nueva proteína proveniente de la soja, la heura, que se asemeja mucho a las proteínas animales blancas, en su textura y sabor incluso.

A nivel de los lácteos sobre todo los líquidos, la leche, hoy día es bien conocido que existen diversas variables en productos vegetales, las mal llamadas “leches vegetales”, mejor decir bebidas vegetales, como lo son la de soja, la de quínoa, la de arroz, la de coco, la de almendras, la de avellanas, la de alpiste y la de chufa. Seguro que alguna se me queda en el tintero. Con estas bebidas son suficientes para poder reemplazar el uso de la leche en específico.

También tenemos el gran problema que muchas de las personas, por su gran resistencia, generan a la hora de dejarlos: Los quesos. Pues bien, en el mercado existen quesos de origen 100% vegetal que incluso se asemeja mucho a las características de los muy conocidos como lo son tipo mozzarella, cheddar, parmesano, e incluso fermentados.

Así que ahora no existe excusa para poder hacer este cambio de una manera correcta e ideal.

Como ir reemplazando productos cárnicos y productos lácteos en la alimentación vegana
Por el Dr. Freddy Acevedo Ruiz
Dir. Biocentro Acevedo, Medicina Integrativa.

Vegafarma Magnesium Citrate 250mg liposomal 250ml, suplemento nutricional liposomado de Citrato de Magnesio. Principales ingredientes leer más
27,65
ActivOzone ADVANCED PRO combina las dos mejores fuentes de lípidos (aceite de oliva y aceite leer más
45,25
Vegafarma Probiotic5 60 Cápsulas es un suplemento de enzimas y probióticos reguladores del funcionamiento normal leer más
24,80