Se emplea el término Enfermedad Inflamatoria Intestinal para referirse a una serie de problemas que afectan predominantemente al intestino, y que se caracterizan por que producen una inflamación crónica, que no tiende a la curación. Agrupa varias enfermedades, pero sobre todo la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa.

Aunque hasta hace poco la EII era de etiología desconocida, actualmente se podría enumerar una serie de causas:

  • Intolerancias alimentarias
  • Patógenos intestinales
  • Estrés
  • Contaminación ambiental
  • Medicamentos (aines+++)
  • Genética
  • Malos hábitos (tabaco, alcohol, drogas…)

Pese a que durante años se culpabilizó a los propios pacientes de “inventarse” estas patologías, hoy se saben algunos de los mecanismos fisiopatológicos que hay detrás de ella, como una reacción inflamatoria desproporcionada a nivel intestinal ante un estímulo mínimo, una permeabilidad intestinal, una disbiosis, y un aumento sanguíneo en el recuento de neutrófilos, junto con un aumento de la calprotectina fecal.

Todo esto nos hace pensar en que, una vez corregidos los factores ambientales y medicamentosos, identificadas las intolerancias alimentarias (gluten+++) y corregidos los malos hábitos, casi que por descarte el problema serían los patógenos intestinales. En los últimos años, mucho se ha investigado acerca de la microbiota intestinal.

Y, pese a que se han identificado cepas muy patógenas como la ClostridiumDifficile, no se ha sido capaz de encontrar antibióticos que eliminando estas cepas, también sean capaces de respetar un intestino ya de por sí dañado. Incluso se ha llegado a empeorar la situación, pues la utilización repetitiva de antibioticoterapia en estos pacientes, ha dado lugar a cepas patógenas multirresistentes, capaces de sobrevivir a la mayoría de antibióticos.

Pero todo esto puede estar a punto de cambiar. En un estudio (1) de la Universidad de Kurume, en Japón, el profesor HidemotoHimuro, demostró cómo la ozonoterapia no sólo era capaz de desactivar hasta las cepas más resistentes de ClostridiumDifficile, sino que además la terapia con ozono respetaba las células epiteliales del intestino, incluso las ayudaba en su regeneración.

Al parecer, la ozonoterapia (2) aumenta los niveles de MDA, MPO, TNF-a, y IL-1b, consiguiendo así a nivel intestinal una disminución de la inflamación y del edema, junto con un aumento de la vascularización y potencial de regeneración.

¿Pero, cuáles son los mecanismos de acción de la ozonoterapia a nivel intestinal?

El mecanismo de acción es mediante la formación de peróxidos, y existe un efecto antibacteriano y antiviral sistémico. El mecanismo antiséptico es similar al que el organismo usa generalmente con la formación, por los leucocitos utilizados para la fagocitosis bacteriana, de una molécula antioxidante, similar a la de O3, que es H2O2. También tiene una gran capacidad para inactivar virus (acción virustática) que los hace incapaces de adherirse a los receptores celulares en la célula objetivo y, por lo tanto, replicarse. Si el ozono tiene una acción virustática para los virus, en relación con las bacterias y, en particular, el gram + presenta una acción bactericida y, sobre todo, directa.

Además, durante las infecciones crónicas, los procesos defensivos normales ya no pueden destruir las bacterias debido a la formación insuficiente de H2O2. Es en este nivel que se destaca la influencia positiva de los peróxidos formados durante el tratamiento con ozono.

Autor: Juan José Gascó Esparza

 

Además de nuestros productos recomendados ActivOzone Advanced Pro, ActivOzone G120 Pro y Vegafarma Probiotic 5, los profesionales pueden consultar la información de nuestro Generador de Ozono Médico O3med.

 

Referencias:

(1) Theeffectof ozone oncolonicepithelialcells. HidemotoHimuro et cols. Kurume Medical Journal,64, 75-81, 2017.
(2) Medical ozone treatmentamelioratestheacute distal colitis in rat. Aslane a and cols. Acta Cirurgica Brasileira, apr2016 , 31 (4) 256-263
(3) The use ofozonatedwater and rectal insufflation in patientswith intestinal dysbiosis. Fortunato Loprete et cols. Ozone therapy 2017, vol 2:7304

Sistema de filtrado Jarra Alkanatur + 3x ActivOzone Advanced Pro conforman un kit regulador del leer más
200,32
ActivOzone G120 PRO es un complemento alimenticio que mezcla glicéridos de aceites con una combinación leer más
27,15
ActivOzone ADVANCED PRO combina las dos mejores fuentes de lípidos (aceite de oliva y aceite leer más
45,25
Vegafarma Probiotic5 60 Cápsulas es un suplemento de enzimas y probióticos reguladores del funcionamiento normal leer más
24,80